07 febrero 2017

Everton: El equipo titular de Liverpool

Eso dicen los evertonians.

Este fin de semana uno de los miembros de la Tertulia Deportiva (Nacho) volvió al que fue primer destino del malogrado Viaje Anual Deportivo (VAD) allá por finales  del año 2008, Liverpool:


Avión lleno de españoles 2008
Avión 2017
"En el mes de diciembre de ese año gran parte de los tertvlianos se embarcaron en un avión de Easyjet para asistir al Liverpool - Hull City de la Premier League inglesa. El avión iba lleno de españoles, que también iban a ver al Spanish Liverpool de Benítez, Torres, Xabi Alonso, Reina, Arbeloa.... ¿Las entradas? Los jugadores hacían caja, como los ticket restaurant, vamos. 
Iba tanto español que años más tarde, hablando con mi cuñado segundo culé, él también había estado en ese partido, pero con la afición del Hull City, recién ascendido.  

Tertvlianos y el colocador en Anfield
El partido se disputó en un sábado casi invernal y lluvioso en el que se marcaron 4 goles, dos por cada bando. 
Manu leyendo el The Sun con avidez
Fue un partido vistoso al igual que el partido que tuve la oportunidad de ver este sábado en el Goodison Park, el Everton - Bournemouth, recién ascendido.


Al contrario que en mi primera visita a la ciudad de los Beatles, el tiempo era soleado con un ligero viento frío del norte. 



Momumento a víctimas de Hillsborough
A mitad del típico "free" walking tour existente prácticamente en cualquier ciudad a la que vuele una low cost y después de haber visitado el monumento a las víctimas de Hillsborough, Jorge (no es Yellowfin) y yo tomamos rumbo a Anfield, al distrito. Al igual que en la década pasada, cogimos el bus, el número 19 con free wifi y nos montamos en la parte de arriba para disfrutar del trayecto. 


Goodison Park
Llegando al estadio, a la derecha pudimos ver por encima de las típicas casas inglesas de dos pisos, el voladizo de la nueva grada que se construyó en la última reforma del campo del Liverpool, Anfield. El bus bajó la cuesta y al otro lado del Stanley Park nos encontramos de frente el fondo sur de Goodison Park en el que se podía leer "Welcome to Goodison Park... Home of the Blues".
Nos apeamos del autobús y nos dirigimos a recoger las entradas adquiridas por la web del club. 
Se trataba de unas taquillas vintage en las que tras un cristal, un joven inglés pudo confirmar que nuestro número de orden coincidía con la entrada adquirida a través de la web. Tras 5 minutos coincidiendo, por fin aparecieron nuestras dos entradas en las que se podía leer el nombre de otra persona, se trataba del socio abonado que había cedido su abono para que el club lo vendiera en su nombre al módico precio de 48 libras. Con las entradas en el bolsillo, nos hicimos unas fotos en los aledaños del estadio y nos acercamos a un pub para poder ver el desenlace del Chelsea - Arsenal. Tras intentarlo en 3 pubs, finalmente encontramos un resquicio en el Bradley's Wine Bar que tenía el partido en una pantalla gigante. El Chelsea ya iba delante en el marcador con gol de Marcos Alonso que nada tiene que ver con Xabi Alonso, sino con el pichón.


Harry el evertonian y su amigo
Tras comandar la correspondiente pinta, nos acomodamos en un lado del bar. Estábamos rodeados de evertonians y precisamente uno de los que estaban al lado nuestro era de los más veteranos; llevaba 69 años acudiendo al estadio y acompañando al Everton en sus viajes por UK y Europa. Se trataba de Harry, el pequeño de 6 hermanos. A principios del siglo pasado su padre emigró de Italia para buscar trabajo en Liverpool. Harry contaba con 5 años cuando fue a ver su primer partido de los Blues con su padre. Para poder conseguir dinero para la entrada vendía periódicos a la entrada del campo. 


Un must
El mítico Dixie Dean, el Zarra inglés
Pudimos saber los detalles de esta entrañable historia gracias a la traducción que nos hacía su amigo puesto que si ya es chungo el acento scouse de Liverpool (el tercero más difícil de UK) el suyo era indescifrable; su amigo nos decía que hasta ellos no le entendían. Les conté mi visita Anfield de hace más de 8 años para ver jugar a Torres a lo que me respondió con un escupitajo que casi alcanza mis zapatos. Nos aclararon que Liverpool es el equipo suplente de la ciudad. Mientras Hazard marcaba un golazo nos contaron que tienen muy buen recuerdo de Roberto Martínez y que el chaval Davies apunta a muy buen jugador pero que ese día empezaría el partido en el banquillo porque salía McCarthy que no parecía gustarles mucho. Marcó Fábregas el tercer gol y nos fuimos hacia el estadio para vivir el ambiente previo. 
Jorge, cómo no, se hizo con el brochure del partido.


Tabaco y fútbol, lo mismo
Accedimos al estadio libre de humos (se agradece) por los mismos tornos estrechos que hay en Anfield. Aún quedaba media hora para el inicio del encuentro y nos pedimos un perrito caliente y unas cervezas con alcohol, sí, sorprendentemente con alcohol, pero no se puede acceder a la grada con ella. 
Así que tuve que dar cuenta de ella en el pasillo añejo que corre por debajo de las gradas y es que en breve el Everton cambiará de estadio; aún no tienen decidida la nueva ubicación pero seguro que no estará en la otra punta de la ciudad. Las entradas, separadas, las teníamos a ras de césped, se podía oler el césped mojado y ver la comba que hacía el terreno de juego. 


Fondo norte
El estadio parece viejo con sus bancos de madera en tribuna y pequeño pero tiene capacidad para 40.000 espectadores y se inauguró en 1892. Vimos entrenar a los equipos y cuando ya se metieron a vestuarios nos despedimos hasta el descanso.


Bancos de madera, como antaño en el Calderón
Empezó a sonar el himno del Everton y empezaron a salir por el túnel de vestuarios los jugadores con un niño de la mano cada uno, entre los que se encontraba el capitán Gareth Barry que iba a disputar su partido 615 en la Premier League, situándose a 17 partidos del récord absoluto de Ryan Giggs. Le pregunté al evertonian que tenía al lado por Lukaku, la contestación fue la misma que daría un hincha del Arsenal por Giraud, unos días bien y otros días mal. El belga es un armario y baja bien la bola. Así dio inicio el partido y a los treinta segundos marcó Romelu con un remate con la izquierda desde el centro del área a la escuadra izquierda a asistencia de McCarthy. 


Koeman
El partido se ponía pronto de cara para el equipo de Ronald Koeman (en su partido número 100 en la PL) que se dedicó a circular el balón con poca profundidad esperando al fallo del rival que llegó en el minuto 23 aprovechándolo James McCarthy y en el minuto 28 marcando otra vez Lukaku. Había un extremo en la banda izquierda que llamaba la atención, era Lookman, un chico de color muy jovencito con muy buen toque de balón, a veces pecando de filigranas, pero que apunta a buen jugador. Así llegamos al descanso, todo apuntaba a un paseo de los Blues.



En el descanso me acerqué a Jorge para comentar el partido y me cuenta que en el minuto 35 todos los que estaban a su alrededor abandonaron su asiento para ir a beberse unas pintas. A pesar de que el partido estuviera decidido no nos íbamos a ir antes y quedamos en vernos en el pasillo al final del partido.


Lukaku, Joel y Lookman
Min 60
Dio comienzo la segunda parte con el Bournemouth bien plantado en el campo y con ganas de remontar el partido. Así en el minuto 59 apareció el espigado delantero Joshua King para superar al exatlético Joel Robles y poner el 3-1 en el marcador. 
Tom Davies
Celebrando el 6º gol
Un minuto despúes, en el 60 salto al campo Davies, la gran promesa evertoniana que tiene un buen trato del balón. En el minuto 70 volvió a repetir King dejando la ventaja de los Toffes en un 3-2. 
Los evertonians empezaban a despertar, había run run en la grada mientras  en la esquina izquierda del fondo sur los hinchas del Bournemouth no paraban de animar a su equipo. 
Y en este momento apareció otra vez la bestia negra Romelu Lukaku para en los minutos 83 y 85 dejar sentenciado el partido y conseguir su primer póquer en su carrera profesional. Con el 5-2 el Bournemouth no le perdió la cara al partido y de la mano del bravo centrocampista Harry Arter puso el 5-3 en el marcador. Era un festival de goles que acabó con el 6-3 marcado por Barkley. 


Vaya semanita del Liverpool
El Bournemouth lo dio todo
El colegiado pitó el final del partido y los evertonianos explotaron de alegría, tenían un motivo doble, se ponían a dos puntos de los puestos europeos y el equipo reserva de la ciudad, el Liverpool había caído 2-0 precisamente en casa del Hull City.

El equipo del joven Eddie Howe, futurible entrenador de Inglaterra, dio una muy buena impresión y se despidió de los aficionados que vinieron a apoyarle.

Finalizó el partido, las gradas se vaciaron, nos hicimos unas fotos como suelen hacer los turistas futbolísticos y salimos para ir al centro a reunirnos con los demás. Tras una buena caminata pudimos tomar el tren y en dos estaciones nos plantamos en el centro. Intentamos localizar el restaurante del exjugador del Liverpool Jamie Carragher para poder ver la segunda parte del Atlético de Madrid - Leganés, pero no fue posible porque estaba cerrado. 

En aquel restaurante, hace 8 años la tertvlia había visto el Barcelona - Real Madrid de Juande y la ocasión fallada de Royston Drenthe cuando el marcador iba 0-0. Finalmente no pudimos ver el partido del Atleti porque en todos los bares estaban echando el partido del Seis Naciones Francia-Inglaterra, así que me quedé sin ver, precisamente, el doblete de Torres, aquel que tampoco pude ver en mi primera visita a Liverpool."

30 mayo 2016

Yo estuve en Milán

El espectáculo previo al espectáculo
Buenos días tertvlianos,
No pudo ser o, mejor dicho, no fue capaz. El Atlético de Madrid no supo ganar a un Real Madrid que llegó a la prórroga con varios de sus jugadores acalambrados y con los cambios agotados, de manera que sólo queda dar la enhorabuena al Real Madrid por su undécima Copa de Europa, otra vez en año par, y aprender.

El Atlético de Madrid llegaba a una final europea por cuarta vez en siete años (dos EL y dos UCL), saludos a Gregorio Manzano "el Triste", tras haber superado por el camino a seis campeones de Liga de su país, cuatro de ellos campeones de Europa (Benfica, PSV Eindhoven, Barcelona y Bayern de Múnich) para ahora enfrentarse en la final a uno de los creadores del campeonato. El Atlético de Madrid llegaba reforzado a la final después de una primera parte de la temporada jugando al patata a patata y con la plantilla prácticamente al completo, una plantilla algo más larga que en años anteriores, pero mucho más joven.

Los Sres. Martín
El día de la final comenzó a las 4 de la mañana. A las 4 y media estaba recogiendo en Cuatro Caminos a Paco y a los señores Martín que con 12 minutos de adelanto sobre el horario previsto se encontraban en el aeropuerto de Barajas para hacer el check in en el Jumbo fletado por la agencia Viajes Esgar, la de la Agrupación de Peñas.

Dejé el coche en el parking de la T1 que según nos comentaron se llenó a las pocas horas, circunstancia que, junto al control que la Guardia Civil puso en la A2 a la altura de la calle Alcalá, propició el caos para llegar a la terminal de salidas del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid-Barajas mientras los agentes de movilidad se hinchaban a poner multas. Cuando llegué a los mostradores

Piso de abajo del Jumbo
Paco y los señores Martín ya estaban facturando junto a Jacob y David, el cual nos aseguró un asiento en la piso de arriba del Jumbo. Mi hermano y su hijo, que también iban al partido, aprovecharon para hacer cola en el vuelo siguiente fletado por la agencia para facturar a un amigo que se encontraba en el atasco de las inmediaciones del aeropuerto.

Tras tomar un café y varios cigarrillos pasamos el control de seguridad de la zona A del aeropuerto y esperamos a ser llamados. Allí Álvaro, el hermano de Sergio, nos enseñó la camiseta que llevaba. Era la camiseta de la temporada de Vieri, la 97-98, que él llevó el día del Albacete. Embarcamos y nos sentamos en la parte delantera del avión, que no es lo mismo que en la parte de arriba del avión. Cerca de nosotros se sentaban dos de los encargados de Viajes Esgar y le pregunté a uno de ellos por Raúl "streaming", me contestó con un lacónico "no viene". Despegamos a las ocho y media y antes de las diez y media ya estábamos aterrizando en Malpensa, todo iba en hora. Las jardineras nos recogieron en la pista y nos llevaron directamente al parking de autobuses del Atleti, había decenas de autobuses. Los ya citados encargados de la agencia nos dijeron que nos fuéramos montando en los autobuses, en cualquiera que pusiera Viajes Esgar. Nos subimos en un autobús de dos pisos y ya nos hicimos nuestro planning del día, iba todo genial. Mi hermano y su hijo se habían montado en otro autobús que salió enseguida. Nosotros seguíamos esperando. No sabíamos lo que pasaba porque no llegaban más jardineras. Pasados unos minutos bajamos a preguntar qué pasaba y nos decían que faltaba gente por llegar que se había quedado cortada en la pista. Los tres o cuatro de la agencia seguían esperando. Hasta pasados unos minutos los encargados no fueron capaces de reagrupar a la gente en los buses para que fueran saliendo. Al final salimos casi a las doce de allí para aparcar el bus a las doce y media pasadas en parking A5 de San Siro, un simple carril bus a 20 minutos andando del aeropuerto. Antes pasamos por los parking A6, A7, A8 y A9 que bien podrían estar a 45 minutos andando del estadio.

Bufandas
Salimos del bus y bajo un sol de justicia y con un calor de bochorno húmedo nos dirigimos hacia el estadio donde cogeríamos el tranvía que Jacob había visto que nos llevaría directamente al centro. Durante el camino intentamos encontrar algún refrigerio en forma de birra pero, según Jacob, la prefectura había prohibido su venta el día del partido en las inmediaciones del estadio. Empezamos a llegar a la civilización y allí nos recibían los pakis vendiendo bufandas de la final, bastante feas, por cierto. Cruzamos alguna trattoria que otra con gente saliendo de ella con la Becks en la mano, pero estaban petadas.

Jesús Álvarez
San Siro / Giuseppe Meazza
Al llegar al estadio vimos la feria montada por la UEFA y sus patrocinadores. También vimos el set de TVE donde Jesús Álvarez estaba preparando su entrada en el TD1 junto a Julián Reyes, el del Himno de la Copa del Rey, que por lo que se ve le han rescatado con director de deportes de los Servicios Informativos. Finalmente llegamos al tranvía, pero allí en la parada sólo había una señor italiana mayor que nos dijo que lo acababan de inaugurar hoy. No parecía que hubiera mucho movimiento así que decidimos coger el metro en el hipódromo. El metro se iba llenando de aficionados atléticos, alguno ya embriagado, y en el cambio en la estación de Lotto se incorporaban madridistas que iban hacia su fanzone.

Duomo
Infierno
Arribamos a la plaza del Duomo y nada más salir nos aprovisionamos de unas calientes birras.

Llegamos al infierno. La plaza estaba petada de gente.
Había hasta alguno aficionado del Bayern que parece que se adelantó a los acontecimientos. Al fondo de la plaza se veía un escenario y en medio la Copa de Europa con una cola tremenda para hacerse una foto, o un selfie, con ella. El sol caía a plomo.
Selfie rojiblanco

Decidimos meternos en la galleria Vittorio Emmanuel. A la entrada se encontraba apostada la peña del 17 de mayo y al fondo se oía a aficionados atléticos.


Turcos madridistas
Selfie hinchable



Cruzamos la galería cruzándonos con gente vario pinta, españoles y no españoles. Alcanzamos la plaza de la Scala donde el agobio era menor. Era la una y media y había que decidir qué hacer porque las cocinas en Italia y en casi toda Europa cerraban a las tres y había que comer algo.


Peña del 17 de mayo
Así que finalmente decidimos subir hacia la fanzone y para antes a comer. De camino paramos a comprar otros refrigerios de birra que tampoco estaban fredos. Cruzamos unos barrios bastante chic y llegamos al The Friends, un estilo de pub irlandés regentado por un italiano que se vende como sportsbar.

En el The Friends
El local estaba vacío y con la música dance-house atronando. El regente nos sirvió unas birras fredas y puso la etapa del Giro en la tele. Después vino Nicole a tomar nota y le pedimos que pusiera el aire acondicionado y que bajara la música. Nos trajo la comanda y todo estaba en orden.


Pantallita

Degustamos unas hamburguesas y otra ronda de birras mientras en la etapa del Giro las figuras del pelotón se movían poco.


El Ministerio del Tiempo
Finalizada la comida pedimos los cafés y un gin tonic G-vine, muy rica, tan rica que Álvaro se pidió otra mientras nos contaba ese partido del Albacete en el que se puso la camiseta de Juninho que llevaba puesta. Nicole iba y venía con las cervezas y los gin tonics y Nibali decidió atacar en los últimos kilómetros de la Lombarda, era su última oportunidad. Chavez, Valverde y el holandés intentaban seguirle, pero acabaron cediendo. Al comienzo del descenso Nibali se acercaba a la maglia rosa y Valverde al pódium.

Con Nicole y el taxista
Mientras Paco en unas de su salidas a fumar se encontró con un taxista de Madrid que había venido con su taxi de empalmada después de ofrecer sus servicios en la capital. Nibali llegaba a los pies de Sant'Anna di Vinadio como maglia rosa virtual y pedimos otra ronda. Al fondo en la barra veíamos que había llegado una amiga de Nicole. Finalmente Nibali ganó la etapa y se vistió de rosa para ganar su 2º Giro de Italia y Valverde arrebató el tercer puesto en el pódium al holandés convirtiéndose en el 16º ciclistas en lograr pódium en las tres grandes vueltas, lástima de carrera mal enfocada cuando podría haber ganado muchas otras pruebas.


Bajando al metro
José Tomás
Finalizada la etapa del Giro decidimos emprender la marcha hacia el estadio. Nos despedimos de Nicole y su amiga y del taxista. El regente italiano invitó a unos chupitos a los señores Martín.

De camino al metro paramos en el supermercado a avituallarnos de refrigerios de cerveza para el camino en el que los italianos nos mostraban su apoyo.


Entrando en el metro la afición atlética cantaba el himno. Los vagones iban bastante llenos y algunos iban bastante puestos y no de refrigerios de birra, precisamente. Se montó una buena con unos energúmenos.

Los Sres. Martín


Me acerqué a tranquilizar a un chico con el que se metieron los energúmenos y apareció Petón que apostaba por la victoria como en aquella final de Copa de 2013.


Petón
Mientras los energúmenos la seguían montando los demás aficionados cantaban en el metro: Atleti yo te quiero, Cholo, Muchacho,...  



Decidimos bajarnos en la parada del hipódromo para quitárnoslos de en medio cuanto antes. Eran las seis pasadas de la tarde, el calor húmedo apretaba y no corría nada de aire. Nos refugiamos en un parque que había cerca del estadio y del chino donde la tertvlia comió en el VAD de 2009.

Bufanda fea




Reventa
Los vendedores ambulantes seguían vendiendo bufandas de la final, muy feas, y otros revendían entradas. En el mismo parque encontré a Cecilio Alonso, me acerqué a saludarle y darle recuerdos de otro atlético y, al igual que en Lisboa, me hice una foto con él.

También pasó por ahí Roberto Solozábal, el canterano atlético, central del equipo del doblete que se le veía muy fino y que ahora alejado del mundo del fútbol, se dedica al triatlón y a negocios inmobiliarios y también de compraventa de joyería y relojería.
Quedaban menos de dos hora para el comienzo del partido y decidimos entrar en el estadio cuando de repente pasó el autobús de los jugadores. Pasamos el primer cordón de seguridad que consistía en pintarte una pequeña rayita en el reverso de la entrada. En el segundo cordón de seguridad te cacheaban, no tan exhaustivamente con el Eindhoven y finalmente llegamos al torno donde el código de barras fue leído, mientras el DNI seguía en la cartera. Subimos al sector 205 en el anillo azul.

Alcalá con su amigo
Ya había bastante gente dentro del estadio. En los asientos habían dejado unas banderitas para hacer el tifo de tal manera que al pasar se caían todas. Empezamos a ver bastantes camisetas del Madrid en los sectores que se correspondían a entradas atléticas por lo que o bien se las había cedido un amigo rojiblanco o bien las habían comprado a los reventa que se nutren de aficionados sin escrúpulos ni pudor. Muchos de ellos eran extranjeros (chinos, indios, british... y el amigo de Alcalá), los aficionados atléticos tienen amigos por todo el mundo. Los aficionados atléticos echaban espuma por la boca cuando los veían, algo normal con la cultura del fútbol que fomentan los medios de comunicación deportivos de hoy en día.



Compis de cole
El calor húmedo era asfixiante dentro del estadio, no corría pizca de aire. Me bajé al baño y de paso bebí algo de agua. Me crucé Joaquín, un amigo de mi hermano que después me acerqué a verle, se sentaba con su hijo en otro sector.


De Dj a Dj
Tuvieron la gran suerte de coincidir con un compañero del colegio. Había muchas caras conocidas del Calderón, Fernando, los que sientan delante y DJ Rojiblanco con el que mantuve una conversación de DJ a DJ.


Radicales
Se acercaba la hora del inicio del partido y Paco salió a tomar algo el aire. En los sectores de arriba veíamos tras la mampara a los señores Martín, era la grada de animación que en realidad eran los sectores donde se ubicaba el Frente Atlético, donde según comentan, se encontraban algunos de los componentes que se supone que han expulsado del club, un saludo a los delincuentes Caracorner y Cerezo.


El Delincuente
Salieron los jugadores del Madrid a calentar y se llevaron una pitada de una cuarta parte del estadio. Después salieron los jugadores del Atleti y se llevaron una pitada de las otras tres cuartas partes del estadio, además de los ánimos de la otra cuarta parte del estadio. Dieron la alineaciones por los marcadores del estadio y empezaron a montar el espectáculo previo al partido.


Alicia Keys
La UEFA fichó para el espectáculo a Alicia Keys, cantante de R&B, funky del que le gusta a Paco. Como era de esperar, se llevó una gran pitada a su salida. Dudo que la mitad del estadio supiera de quien se trataba. Me acordé de los que se quedaron en Madrid y Las Palmas. Y ahí estaba Alicia Keys cantando un megamix de sus temas con un sonido que dejaba bastante que desear mientras los jugadores salían al terreno de juego. Fue entonces cuando tomó el micro Andrea Bocelli  para cantar el himno de la Champions, esto ya pega algo más.


Se han pasado con el césped
Sonó el pitido inicial. El Atleti presionaba tímidamente, parece que el plan que tenía Simeone podría haber sufrido algún trastoque por el calor húmedo reinante. El Madrid se acercaba a la portería de Oblak a balón parado, hasta que en el minuto 15, el de Ramos, que metió un gol a la salida de una falta botada a la derecha de Oblak que ya había sacado otra antes en la línea de gol. Se llevaban todos los balones por alto, un saludo a Miranda. Vaya jarrón de agua fría, como diría Carlos Sastre, pero de los que refrescan poco. Fue entonces cuando Gabi se echó el equipo a las espaldas a la espera de que la titular del juzgado de Instrucción número 8 de Valencia dicte sentencia. Fue el mejor jugador del partido, pero los MVP nunca se da a los perdedores, porque esto es un espectáculo y no un deporte.
Balón de la Champions
Llegó el descanso con el mismo marcador sin que el Atlético diera sensación de reacción. Durante el descanso pusieron en el círculo central la lona del balón de la Champions y pusieron el himno otra vez. Se llevó una pitada monumental.
En la segunda parte el Cholo metió a Carrasco por Augusto, como en Múnich. El Atleti estaba por debajo del marcador y Simeone tenía que dejar de lado su perfil amarrategui si quería conseguir algo, por que el 1-0 no le servía de algo. La salida del belga dio otro aire al Atleti que en 10 minutos ya dispuso de un penalti que fue estrellado en el larguero por Griezmann, el enésimo penalti fallado en la era Simeone, algo raro cuando hablamos de unos de los entrenadores que más trabaja la plantilla. El Atleti siguió atacando mientras el señor de atrás decía que seguro que marcábamos, y estaba en lo cierto. Carrasco y Filipe hacían mucho daño por su banda. Cristiano, que estaba medio lesionado, se había cambiado de banda con Bale y daba un respiro al brasileño. Pero el gol llegó por la banda tras un pase magistral de Gabi por encima de la defensa madridista que llegó a Juanfran que dejó el balón a Carrasco para empujarlo a la portería.

Equipo
Quedaban 10 minutos y parecía que el Atleti podía remontar, pero el Cholo volvió a su perfil amarrategui y el equipo se volvió a meter atrás. Zidane ya había agotado los cambios, los cambios que se deben hacer, el obligado de Carvajal, Isco por Kross para refrescar el medio del campo y Lucas Vazquez por Benzema para reforzar el medio del campo. En los últimos minutos rondó más el gol del Madrid que el del Atleti. Así se llegó a la prórroga con el Atleti aún con dos cambios por hacer que finalmente tuvo que hacer por las lesiones de Filipe y Koke. Salieron dos sub-21, el ghanés Thomas y el francés Lucas. Según Paco, que nunca dejó de creer durante toda la temporada, en ese momento habría salido Siqueira... Pero en el otro lado los tirones se encadenaban, CR7, Modric, Bale.... el Madrid estaba roto y es aquí donde la afición atlética le achaca la derrota al Cholo, debió sacar a Correa que habría roto la defensa madridista que ya contaba con varias tarjetas amarillas. Es fácil hablar a toro pasado. Correa aún no es lo determinante que llegará a ser, si va por el buen camino, pero el perfil amarrategui del Cholo lo puede todo y el único cambio que se atrevería a hacer y que estuvo a punto de hacer era el de Thomas por Saúl. Los demás jugadores eran intocables para él y más para los penalties, unos penalties a los que apostó el Cholo pero teniendo malas cartas, a Oblak que en las cuatro tandas de penalti que le he visto creo que solo ha parado un penalti, la del Benfica y las tres con el Atleti, y a 3 jugadores sub-21 (Saúl, Thomas y Lucas). Por otro lado, queda ver si el perfil amarrategui del Cholo se mantendría con una plantilla superior.
Rotos
El destino quiso que un jugador canterano madridista que dijo en Lisboa que el Atleti volvería a la final y que dio el pase a cuartos de final en la tanda de penalties frente al PSV, fallara su penalti frente a un Keylor, que sorprendentemente no paro ningún penalti, dando la oportunidad a CR7 para ser el jugador decisivo de la final porque CR7 siempre aparece en los partidos importantes.
El panorama de una cuarta parte del estadio era desolador, huelga decir la cantidad de aficionados que rompían a llorar tras una inicio de temporada que poco invitaba a llegar a donde se ha llegado.
Salimos del estadio y nos dirigimos al parking A5. Tras media hora de paseo, viendo a algún aficionado atlético encarándose con chicos que llevaban la camiseta del Madrid, llegamos al bus. Y tras una hora de espera en el autobús a que llegara toda la gente y que los nefastos encargados de la agencia intentaran localizar el autobús a unos chicos que vinieron desde Madrid en bus, llegamos a la antigua terminal de Malpensa para coger el Jumbo de vuelta y aterrizar en Barajas un hora antes de que llegará la expedición del Real Madrid con el título de la competición.

COMENTARIOS TERTVLIANOS
Jota comenta: "Gracias Nacho, muy chulo. 
Si hubiese ganado el atleti nadie habría discutido q seríais un justo y merecido campeón. Q pena, otra vez será. 
En cuanto a lo q cuentas del cholo, no se, es muy difícil saberlo. "