01 junio 2008

Giro de Italia: Vuelve TVE

Nuestro corresponsal habitual experto en Ciclismo, Manuel, nos mandó el viernes pasado las siguientes líneas sobre las retransmisiones televisivas de este deporte. Una noticia que la subimos hoy a nuestro blog aprovechando que se está dispuntando la última etapa cotrareloj de la ronda Alpina en la que nuestro corredor más prometedor está a punto de lograr la victoria:

TVE se hace con los derechos para echar las tres últimas etapas del Giro de Italia, aprovechando el tirón de que el último ganador del Tour, Alberto Contador, va de lider de la Corsa Rossa.

Hace 25 años ví mi primera etapa de ciclismo en una situación similar: un tal Pedro Delgado, un desconocido chaval segoviano, iba segundo en el Tour de Francia en la etapa de descanso en los Alpes. TVE decidió enviar un equipo para cubrir el evento, con desastroso resultado para Delgado: le dio una pájara camino de Morzine y se dejó 25 minutos. Por suerte, Ángel Arroyo terminó aquella etapa de segundo, posición que ocuparía en los Campos Elíseos, justo por detrás de Laurent Fignon, impulsando definitivamente el deporte más televisivo que se haya inventado hasta la fecha. Aquel día me enganché al ciclismo, y hasta hoy.

No sé qué clase de acuerdo habrá alcanzado TVE con la ETB, poseedora de los derechos en exclusiva del Giro para la emisión analógica, pero espero sinceramente que les hayan tenido que pagar riñón y medio. Se demuestra una vez más que las televisiones, al revés que en los años 80 y principios de 90, no cuidan a los aficionados a un deporte, sino que buscan al forofo que sólo ve dicho deporte cuando hay una figura mediática española. Han pasado olímpicamente del Giro durante años (incluso cuando Olano y Osa se disputaban el podium), pero la figura de Contador les ha cogido a contrapié. Supongo que el trato habrá incluído la posibilidad de que la ETB pueda emitir en el País Vasco el Tour de Francia, o al menos las etapas de montaña. Teniendo en cuenta que el Euskaltel ha llevado una birria de escuadra al Giro, reservando todo su arsenal para el Tour, a la televisión vasca la actuación de Contador le puede venir como agua de mayo.

Las audiencias mandan. En Italia, la etapa dolomítica con final en el Passo Fedaia (a los pies de la Marmolada) fue seguida por picos de 4,6 millones de espectadores. No llega al nivel de la actuación de Chikilicuatre, pero está a años luz de los 600.000 espectadores de pico que obtuvo la Vuelta a España en su edición 2007. El Giro es desde hace años la carrera con un recorrido más atractivo: auténticos etapones de 4.000 metros de desnivel acumulado y puertos bestiales como Zoncolán, Mortirolo, Stelvio, Gavia, Plan de Corones, Manghen, Erbe, Lavaredo, Giau...dejan atrás aquellos Giros capados de la época de Saroni y Moser, que nos recuerdan a las Vueltas actuales capadas por Mr. Cordero y Mr. Olano que intentan guardar toda la emoción para la media hora final televisada.

Sin embargo este año hay otro ingrediente que a la Corsa Rossa la hace aún más atractiva. Mientras que en las últimas ediciones la carrera se la jugaban sólo corredores italianos, este año están en el top 7 el último gandor del Tour y el último ganador de la Vuelta (Menchov), dos ciclistas profesionales a más no poder, que no tenían en Giro como objetivo de la temporada pero que se han encontrado fuertes y están luchando por la carrera que codiciaron Anquetil, Merckx, Hinault o Indurain y que despreció Armstrong, instaurando la moda de "sólo importa el Tour" que fagocitó a las otras dos grandes vueltas en el imaginario colectivo. Si Contador gana este Giro no sólo se la podrá tirar a la cara al Tour de Francia, sino que dará un nuevo impulso internacional a la carrera más bella que, hasta hoy, era poco más que una carrera nacional italiana.

Respecto a las tres etapas que faltan, pues Contador no es el más fuerte en la montaña. No está en buena forma ni tiene el mejor equipo...y lo que queda es el Vivione, cuya bajada es aún más peligrosa que la subida, el inmortal Mortirolo previo paso por la cima Coppi en el Gavia y una crono final que claramente le favorece. Yo le temo más a Sella o a Pellizotti que a Ricco o Simoni, pero con todo lo que queda, cualquiera se atreve a pronosticar nada.

A disfrutarlo, por TVE o por Eurosport.

1 comentario:

el maestro golpeador dijo...

Manuel, ciclismo del bueno, del de verdad y como ya comentaba anteriormente en otro post, sin ningún invento rocambolesco "made in Unipublic".

Si sumas BUENOS CICLISTAS + GANAS DE PELEA + RECORRIDO IMPRESIONANTE + LA MEJOR AFICIÓN DEL MUNDO= La etapa que vimos el pasado viernes, CICLISMO CON MAYÚSCULAS.
Me da igual quien gane, un espectáculo.

Ay, si el Giro se corriera en Julio con los puertacos que tienen...