07 febrero 2017

Everton: El equipo titular de Liverpool

Eso dicen los evertonians.

Este fin de semana uno de los miembros de la Tertulia Deportiva (Nacho) volvió al que fue primer destino del malogrado Viaje Anual Deportivo (VAD) allá por finales  del año 2008, Liverpool:


Avión lleno de españoles 2008
Avión 2017
"En el mes de diciembre de ese año gran parte de los tertvlianos se embarcaron en un avión de Easyjet para asistir al Liverpool - Hull City de la Premier League inglesa. El avión iba lleno de españoles, que también iban a ver al Spanish Liverpool de Benítez, Torres, Xabi Alonso, Reina, Arbeloa.... ¿Las entradas? Los jugadores hacían caja, como los ticket restaurant, vamos. 
Iba tanto español que años más tarde, hablando con mi cuñado segundo culé, él también había estado en ese partido, pero con la afición del Hull City, recién ascendido.  

Tertvlianos y el colocador en Anfield
El partido se disputó en un sábado casi invernal y lluvioso en el que se marcaron 4 goles, dos por cada bando. 
Manu leyendo el The Sun con avidez
Fue un partido vistoso al igual que el partido que tuve la oportunidad de ver este sábado en el Goodison Park, el Everton - Bournemouth, recién ascendido.


Al contrario que en mi primera visita a la ciudad de los Beatles, el tiempo era soleado con un ligero viento frío del norte. 



Momumento a víctimas de Hillsborough
A mitad del típico "free" walking tour existente prácticamente en cualquier ciudad a la que vuele una low cost y después de haber visitado el monumento a las víctimas de Hillsborough, Jorge (no es Yellowfin) y yo tomamos rumbo a Anfield, al distrito. Al igual que en la década pasada, cogimos el bus, el número 19 con free wifi y nos montamos en la parte de arriba para disfrutar del trayecto. 


Goodison Park
Llegando al estadio, a la derecha pudimos ver por encima de las típicas casas inglesas de dos pisos, el voladizo de la nueva grada que se construyó en la última reforma del campo del Liverpool, Anfield. El bus bajó la cuesta y al otro lado del Stanley Park nos encontramos de frente el fondo sur de Goodison Park en el que se podía leer "Welcome to Goodison Park... Home of the Blues".
Nos apeamos del autobús y nos dirigimos a recoger las entradas adquiridas por la web del club. 
Se trataba de unas taquillas vintage en las que tras un cristal, un joven inglés pudo confirmar que nuestro número de orden coincidía con la entrada adquirida a través de la web. Tras 5 minutos coincidiendo, por fin aparecieron nuestras dos entradas en las que se podía leer el nombre de otra persona, se trataba del socio abonado que había cedido su abono para que el club lo vendiera en su nombre al módico precio de 48 libras. Con las entradas en el bolsillo, nos hicimos unas fotos en los aledaños del estadio y nos acercamos a un pub para poder ver el desenlace del Chelsea - Arsenal. Tras intentarlo en 3 pubs, finalmente encontramos un resquicio en el Bradley's Wine Bar que tenía el partido en una pantalla gigante. El Chelsea ya iba delante en el marcador con gol de Marcos Alonso que nada tiene que ver con Xabi Alonso, sino con el pichón.


Harry el evertonian y su amigo
Tras comandar la correspondiente pinta, nos acomodamos en un lado del bar. Estábamos rodeados de evertonians y precisamente uno de los que estaban al lado nuestro era de los más veteranos; llevaba 69 años acudiendo al estadio y acompañando al Everton en sus viajes por UK y Europa. Se trataba de Harry, el pequeño de 6 hermanos. A principios del siglo pasado su padre emigró de Italia para buscar trabajo en Liverpool. Harry contaba con 5 años cuando fue a ver su primer partido de los Blues con su padre. Para poder conseguir dinero para la entrada vendía periódicos a la entrada del campo. 


Un must
El mítico Dixie Dean, el Zarra inglés
Pudimos saber los detalles de esta entrañable historia gracias a la traducción que nos hacía su amigo puesto que si ya es chungo el acento scouse de Liverpool (el tercero más difícil de UK) el suyo era indescifrable; su amigo nos decía que hasta ellos no le entendían. Les conté mi visita Anfield de hace más de 8 años para ver jugar a Torres a lo que me respondió con un escupitajo que casi alcanza mis zapatos. Nos aclararon que Liverpool es el equipo suplente de la ciudad. Mientras Hazard marcaba un golazo nos contaron que tienen muy buen recuerdo de Roberto Martínez y que el chaval Davies apunta a muy buen jugador pero que ese día empezaría el partido en el banquillo porque salía McCarthy que no parecía gustarles mucho. Marcó Fábregas el tercer gol y nos fuimos hacia el estadio para vivir el ambiente previo. 
Jorge, cómo no, se hizo con el brochure del partido.


Tabaco y fútbol, lo mismo
Accedimos al estadio libre de humos (se agradece) por los mismos tornos estrechos que hay en Anfield. Aún quedaba media hora para el inicio del encuentro y nos pedimos un perrito caliente y unas cervezas con alcohol, sí, sorprendentemente con alcohol, pero no se puede acceder a la grada con ella. 
Así que tuve que dar cuenta de ella en el pasillo añejo que corre por debajo de las gradas y es que en breve el Everton cambiará de estadio; aún no tienen decidida la nueva ubicación pero seguro que no estará en la otra punta de la ciudad. Las entradas, separadas, las teníamos a ras de césped, se podía oler el césped mojado y ver la comba que hacía el terreno de juego. 


Fondo norte
El estadio parece viejo con sus bancos de madera en tribuna y pequeño pero tiene capacidad para 40.000 espectadores y se inauguró en 1892. Vimos entrenar a los equipos y cuando ya se metieron a vestuarios nos despedimos hasta el descanso.


Bancos de madera, como antaño en el Calderón
Empezó a sonar el himno del Everton y empezaron a salir por el túnel de vestuarios los jugadores con un niño de la mano cada uno, entre los que se encontraba el capitán Gareth Barry que iba a disputar su partido 615 en la Premier League, situándose a 17 partidos del récord absoluto de Ryan Giggs. Le pregunté al evertonian que tenía al lado por Lukaku, la contestación fue la misma que daría un hincha del Arsenal por Giraud, unos días bien y otros días mal. El belga es un armario y baja bien la bola. Así dio inicio el partido y a los treinta segundos marcó Romelu con un remate con la izquierda desde el centro del área a la escuadra izquierda a asistencia de McCarthy. 


Koeman
El partido se ponía pronto de cara para el equipo de Ronald Koeman (en su partido número 100 en la PL) que se dedicó a circular el balón con poca profundidad esperando al fallo del rival que llegó en el minuto 23 aprovechándolo James McCarthy y en el minuto 28 marcando otra vez Lukaku. Había un extremo en la banda izquierda que llamaba la atención, era Lookman, un chico de color muy jovencito con muy buen toque de balón, a veces pecando de filigranas, pero que apunta a buen jugador. Así llegamos al descanso, todo apuntaba a un paseo de los Blues.



En el descanso me acerqué a Jorge para comentar el partido y me cuenta que en el minuto 35 todos los que estaban a su alrededor abandonaron su asiento para ir a beberse unas pintas. A pesar de que el partido estuviera decidido no nos íbamos a ir antes y quedamos en vernos en el pasillo al final del partido.


Lukaku, Joel y Lookman
Min 60
Dio comienzo la segunda parte con el Bournemouth bien plantado en el campo y con ganas de remontar el partido. Así en el minuto 59 apareció el espigado delantero Joshua King para superar al exatlético Joel Robles y poner el 3-1 en el marcador. 
Tom Davies
Celebrando el 6º gol
Un minuto despúes, en el 60 salto al campo Davies, la gran promesa evertoniana que tiene un buen trato del balón. En el minuto 70 volvió a repetir King dejando la ventaja de los Toffes en un 3-2. 
Los evertonians empezaban a despertar, había run run en la grada mientras  en la esquina izquierda del fondo sur los hinchas del Bournemouth no paraban de animar a su equipo. 
Y en este momento apareció otra vez la bestia negra Romelu Lukaku para en los minutos 83 y 85 dejar sentenciado el partido y conseguir su primer póquer en su carrera profesional. Con el 5-2 el Bournemouth no le perdió la cara al partido y de la mano del bravo centrocampista Harry Arter puso el 5-3 en el marcador. Era un festival de goles que acabó con el 6-3 marcado por Barkley. 


Vaya semanita del Liverpool
El Bournemouth lo dio todo
El colegiado pitó el final del partido y los evertonianos explotaron de alegría, tenían un motivo doble, se ponían a dos puntos de los puestos europeos y el equipo reserva de la ciudad, el Liverpool había caído 2-0 precisamente en casa del Hull City.

El equipo del joven Eddie Howe, futurible entrenador de Inglaterra, dio una muy buena impresión y se despidió de los aficionados que vinieron a apoyarle.

Finalizó el partido, las gradas se vaciaron, nos hicimos unas fotos como suelen hacer los turistas futbolísticos y salimos para ir al centro a reunirnos con los demás. Tras una buena caminata pudimos tomar el tren y en dos estaciones nos plantamos en el centro. Intentamos localizar el restaurante del exjugador del Liverpool Jamie Carragher para poder ver la segunda parte del Atlético de Madrid - Leganés, pero no fue posible porque estaba cerrado. 

En aquel restaurante, hace 8 años la tertvlia había visto el Barcelona - Real Madrid de Juande y la ocasión fallada de Royston Drenthe cuando el marcador iba 0-0. Finalmente no pudimos ver el partido del Atleti porque en todos los bares estaban echando el partido del Seis Naciones Francia-Inglaterra, así que me quedé sin ver, precisamente, el doblete de Torres, aquel que tampoco pude ver en mi primera visita a Liverpool."

No hay comentarios: